agarra(d)o

1. adj. / Ú.t.c.s. Tacaño, avaro. En esta acepción el objeto de aprehensión, al que se aferra la persona tacaña es, por restricción del significado, el dinero o los bienes materiales; lo cual ha provocado imágenes visuales y metáforas humorísticas como ser de la virgen del puño 'ser tacaño'. En sintonía con los rasgos generales del argot se acentúan las cualidades negativas. Mi padre es un AGARRADO, hace dos años que no me sube la paga de los domingos.

2. estar bien agarrado loc. Poseer buenas influencias. En esta segunda acepción, la acción de 'agarrarse' se entiende como aproximarse o «cogerse» a personas bien situadas y poderosas, lo cual conlleva la protección. Así pues, en las tres acepciones existe un sema o parcela de significado común, el acto de aferrarse a algo, sea al dinero, a otra persona en una discusión, o, finalmente, a otras personas de buena posición. Tú ESTÁS BIEN AGARRADO en la empresa, ya sabemos que eres el predilecto del director.

Recurso: Diccionario de argot — Buho.Guru