A bocado lerdo, espolada de vino.

Al igual que se espolea a las bestias lentas para que caminen, el refrán justifica los repetidos tragos de vino que se beben cuando aquello que se está comiendo resulta seco o indigesto.

Recurso: Diccionario de refranes, dichos y proverbios — Buho.Guru