A dineros pagados, brazos quebrados.

Dice que de ningún modo es aconsejable anticipar el coste de un encargo, ya que apenas recibido el dinero, el ejecutor pierde el estímulo, y la obra, por lo regular, se demora a veces indefinidamente. Lo mismo, más o menos, previene otro: A cavador perucho , si le dieres algo, que no sea mucho.

Recurso: Diccionario de refranes, dichos y proverbios — Buho.Guru