A donde el corazón se inclina, el pie camina.

Indica cómo, instintivamente, buscamos los lugares en los que hallamos placer o felicidad. Algo que bien sabe, sin necesidad de glosa alguna, todo el que amó siquiera una vez.

Recurso: Diccionario de refranes, dichos y proverbios — Buho.Guru