A enfermo de encontrón, medicina de trompón.

Es receta contra los enfermos aprovechones, como aquella dama que al topar, en una fiesta, con el famoso doctor Abernetly, se atrevió a preguntarle qué recomendaría a una paciente que presentase tales y cuales síntomas. «Que acudiese en seguida a la consulta del doctor Abernetly», repuso el galeno.

Recurso: Diccionario de refranes, dichos y proverbios — Buho.Guru