A invierno lluvioso, verano abundoso.

Porque la abundancia de lluvias dinamiza la absorción de los nutrientes que la tierra presta a los cultivos, y éstos, recíprocamente, devuelven en fruto lo mismo que reciben.

Recurso: Diccionario de refranes, dichos y proverbios — Buho.Guru