atril

El utensilio -a veces del tamaño de un mueble- que sirve para sostener papeles o libros abiertos para poder leerlos se designa en español con un nombre que es el ejemplo claro de un error.

Esta palabra encuentra su origen en el bajo latín lectorile(m), claramente relacionada con lector, y con el valor de '[mueble] de lector', es decir, 'atril'. Con su proliferación para usos religiosos y académicos, la palabra se instauró en español sin más problemas, aunque lo hizo bajo la forma, evolucionada, de latril. Pero no había acabado ahí su historia. Contra lo que podría pensarse ante una raíz tan claramente relacionada con la actividad de leer, la forma latril, ya documentada en 1310, comenzó a ser considerada una palabra que estaba acompañada de un artículo que, cuanto antes, había que eliminar para adaptarla al sistema gramatical normal. (>> Este.)

Así, sin más consideraciones, aquel latril fue haciéndose l'atril, hasta que perdió definitivamente el falso artículo y ya en torno a 1400 se convirtió en la actual atril, donde es imposible hallar apenas recuerdo de su digno origen.

Recurso: Diccionario del origen de las palabras — Buho.Guru

Mira otros diccionarios

  1. atril — Sinónimos: ■ facistol Diccionario de sinónimos y antónimos
  2. atril — m. Soporte en forma de plano inclinado, generalmente metálico o de madera, usado para sostener papeles o libros abiertos: tiene el diccionario en el atril mientras estudia. Diccionario de la lengua española