A barco viejo, bordingas nuevas.

Explica Correas que en bable se llaman bordingas a los maderos que, para reforzar el casco, se ponen en ambos costados del barco; por lo que, figuradamente, el refrán reprende el desatino de asociar cosas desconvenientes entre sí.

Recurso: Diccionario de refranes, dichos y proverbios — Buho.Guru