A buen servicio, mal galardón.

Se aplica contra la ingratitud, por cuanto con ella pagan siempre los desagradecidos a quienes les dispensan un favor; quizá por aquello de que «el agradecimiento -como decía Diderot- es una carga, y todos tienden a librarse de las cargas».

Recurso: Diccionario de refranes, dichos y proverbios — Buho.Guru