A galgo viejo, echadle liebre, no conejo.

Advierte que las cuestiones graves, cualesquiera que sean, deben encomendarse al hombre experimentado, nunca al inexperto.

Recurso: Diccionario de refranes, dichos y proverbios — Buho.Guru