A gran arroyo, pasar postrero.

Recomienda ser precavido y no adelantarse nunca en ningún empeño dificultoso, pues más vale pensar las cosas antes de acometerlas; sobre todo, si son arriesgadas y por ello de resultado incierto.

Recurso: Diccionario de refranes, dichos y proverbios — Buho.Guru