A gran seca, gran mojada.

Este refrán, al igual que otros de origen campesino, señala que a los dilatados períodos de sequía suelen suceder lluvias torrenciales. Figuradamente, advierte también que en todas las cosas, para evitar cambios bruscos, se guarde proporción y mesura.

Recurso: Diccionario de refranes, dichos y proverbios — Buho.Guru