A la hija mala, dineros y casalla.

Es consejo dirigido a los padres de hija mal inclinada para que, sin reparar en gastos, la doten pingüemente y le procuren marido capaz de sujetarla.

Recurso: Diccionario de refranes, dichos y proverbios — Buho.Guru