Andinos, Creencias de los pueblos

Creencias de los indígenas sudamericanos. Es difícil diferenciar entre los elementos religiosos estrictamente incas de los extraídos de otros pueblos vecinos. Entre los incas (entendidos como pueblo) se desarrolló una cultura importante; en la época preincaica se labraban figuras estilizadas de los dioses en la ciudad de Tiahuanaco.

Su principal deidad era una figura tallada en una entrada monolítica que representa al dios Viracocha, creador de la mitología incaica. Este dios creador de todas las cosas y deidades tenía apariencia humana. Era una especie de Quetzalcóatl y como dios cultural se cree que enseñó al pueblo la manera de vivir y después desapareció. También creó el Sol y la Luna, extrayendo de lo profundo del lago Titicaca a Manco Capac y Mama Ocllo, pareja de origen divino que debía fundar un imperio.

Otros dioses eran Inti, el sol; Illapa, el trueno; Quilla, la luna; Pachamama, la tierra o madre de los incas; Mamacocha, el mar; Catequil, el dios del trueno, Zara, diosa del maíz, Collca, las Pléyades, Ataguju, dios local invocado en la cosecha del maíz. El Sol y la Luna eran descendientes de Viracocha.

Sus seguidores celebraban ritos en templos como el de Cuzco. Se trataba de una religión en la que prevalecía el ritualismo sobre el misticismo y se usaba la adivinación con diversos fines, desde consultar a los dioses hasta buscar cosas perdidas.

Los «amautas» o sacerdotes disfrutaban de un nivel superior a la población y esperaban un más allá. Al frente de ellos estaba un sumo sacerdote, el Wilya-Omsa, familiar del monarca de turno. También tenían «mujeres elegidas», entre las que se seleccionaban las «mama-konas» dedicadas al servicio de los templos. Las ceremonias se desarrollaban a cielo abierto mientras los templos servían para guardar los objetos de culto y las imágenes, y en ellos vivían los sacerdotes y las llamadas «mujeres elegidas». Practicaban ayunos y la confesión de pecados. Los sacerdotes ofrecían sacrificios y las víctimas eran llamas o cobayas. Las víctimas humanas solían ser hijos de las «mujeres elegidas», pero solo se ofrecían en caso de extrema crisis. Los quechuas tributan un culto especial a Inti, dios del Sol, hermano de Quilla, la Luna.

Recurso: Nuevo diccionario de religiones, denominaciones y sectas — Buho.Guru