Anglicana, Iglesia

(También se les conoce como «episcopales» o «episcopalianos».)

Iglesias de la Comunión Anglicana. Su iglesia madre, la Iglesia de Inglaterra, se separó de la jurisdicción romana en el siglo XVI durante el reinado de Enrique VIII, que años atrás había sido declarado «Defensor de la Fe» por el Papa.

El cristianismo inglés tiene sus orígenes en el primer siglo y alcanzó cierta importancia en el período de la llamada «iglesia celta» en la antigüedad y en la primera parte de la Edad Media. Los ingleses aceptaron la jurisdicción papal en 597 bajo el liderazgo del misionero italiano Agustín (no debe confundirse con el obispo de Hipona, del mismo nombre), fundador de la sede primada de Canterbury en Inglaterra. La separación de Roma ocurrió durante el parlamento de l532–1536 bajo presiones del rey Enrique VIII y sus consejeros.

Enrique VIII no realizó una reforma profunda, como la que inició su hijo y sucesor inmediato Eduardo VI (1547–1553). Este la convirtió en una iglesia reformada o protestante bajo la dirección del reformador Tomás Crammer, arzobispo de Canterbury. Isabel I (1558–1603), otra hija de Enrique VIII, condujo a la iglesia a una «vía media», combinando elementos de catolicismo y protestantismo, pero siempre fuera de la jurisdicción papal.

La teología oficial de la iglesia está contenida en los Treinta y nueve artículos de religión y la liturgia en el Libro de Oración Común. La iglesia la gobiernan los obispos de las diferentes diócesis esparcidas por todo el mundo. Su jerarquía eclesiástica consiste en tres órdenes: obispos, presbíteros y diáconos. El arzobispo de Canterbury preside simbólicamente la Comunión Anglicana, compuesta por iglesias anglicanas y episcopales. Algunos de ellos llevan el nombre del país, como en el caso de la Iglesia de Irlanda y la Iglesia de Inglaterra. La iglesia es inclusiva y acoge en su seno a personas con algunas diferencias teológicas y litúrgicas. Esas alas o sectores son conocidos como «iglesia baja» (compuesta por cristianos de tendencia marcadamente protestante e incluso por evangélicos conservadores), «iglesia alta» (dentro de la misma están los llamados «anglocatólicos»), e «iglesia amplia» (sectores liberales). La «iglesia alta» y los «anglocatólicos» consideran sacerdotes a los presbíteros y se refieren a ellos utilizando la palabra «padre». Esta es una de las más numerosas e influyentes denominaciones cristianas, posee rango de iglesia oficial de Inglaterra y es considerada como la iglesia favorita de las altas clases sociales en EE. UU. (donde se le conoce como Iglesia Episcopal). Hay poderosas provincias y diócesis anglicanas en los antiguos países del Imperio Británico y se experimenta un crecimiento apreciable en África. Los episcopales están organizados en toda la América Latina.

Dentro del anglicanismo pueden encontrarse desde teólogos y pensadores liberales, como el obispo James Pike, hasta figuras importantes y eruditos bíblicos de interpretación conservadora o evangélica como John Stott, así como algunos miembros del movimiento carismático. En algunas provincias eclesiásticas se promueve el monasticismo y las órdenes religiosas, mientras que otras casi no pueden diferenciarse del estilo protestante más tradicional. La liturgia es igualmente variada aunque se mantienen ciertas normas básicas del Libro de Oración Común.

Recurso: Nuevo diccionario de religiones, denominaciones y sectas — Buho.Guru