a cualquier cosa llaman las patronas chocolate

La frase, que se emplea para dar a entender que algo cuya calidad previamente se ha alabado carece de valor o de interés. Dice que se ha comprado un reloj de oro macizo... De oro macizo... A cualquier cosa llaman las patronas chocolate. Se sabe que en época de crisis el chocolate se sustituye por un sucedáneo al que también se llama chocolate. Quienes sufrieron la hambruna de la posguerra aún recuerdan aquel chocolate que sabía a arena. Es posible que la frase se hiciera popular al aparecer en una obra del dramaturgo zamorano, autor de sainetes y de libretos de zarzuela y tremendamente popular en su época, Miguel Ramos Carrión (1845-1915), titulada La careta verde.

Recurso: Diccionario de refranes, dichos y proverbios — Buho.Guru