aversión al riesgo

Es frecuentemente importante, en el contexto del análisis económico de la conducta y de las elecciones, considerar las actitudes de los actores hacia el riesgo. Los actores indiferentes al riesgo son “neutrales al riesgo”; aquellos atraídos al riesgo son “propensos al riesgo”, y aquellos a quienes les desagrada el riesgo son “aversos al riesgo”. Una persona neutral al riesgo sería indiferente ante la certeza de recibir $100 y un 50 por ciento de probabilidad de recibir $200; una persona aversa al riesgo podría preferir la certeza de tener $90 sobre el 50 por ciento de probabilidad de obtener $200; mientras que una persona propensa al riesgo podría, a la inversa, optar por un 50 por ciento de probabilidad de obtener $200 por encima de, incluso, un pago asegurado de $120.

Como han señalado algunos autores, podría ser más preciso decir que este tipo de elecciones reflejan las diversas preferencias por los resultados, en lugar de las preferencias por los riesgos. Por ejemplo, la persona que escoge los $90 seguros en vez de la mitad de probabilidad de obtener $200 podría en otras circunstancias ceder a la emoción de apostar, pero en esta ocasión tener una necesidad desesperada de dinero para comer. Para decirlo de otro modo, la persona que decididamente prefería el statu quo a una apuesta de 50/50 de perder o ganar $100 podría simplemente tener “un rechazo a una utilidad mínima” en su ingreso: el placer que esta persona obtendría al ganar $100 adicionales es mucho menor al dolor que sentiría por la pérdida de $100 —y así el 50 por ciento de probabilidad de que suceda lo primero no compensa el 50 por ciento de probabilidad de que suceda lo segundo—.

Véase análisis económico del derecho; posición original; principio maximin

Recurso: Diccionario de teoria jurídica — Buho.Guru